El gran objetivo 2021 es consolidarnos como agente principal de tecnología educativa en el país

Una vida dedicada al mundo de la educación. Así se podría definir los 20 años de experiencia que tiene José Luis Pastor, director de negocio de Educaria Zig-Zag y especialista en plataformas de contenido digital.

José Luis tiene 48 años, es español, está casado con Rosa y tiene 2 hijos, Iván y Sergio. Amante de los viajes, se mueve entre España y Chile leyendo a sus autores favoritos: Orson Scott Card, Arturo Pérez-Reverte, Ildefonso Falcones y Carlos Ruiz Zafón. Cuando no está leyendo, viaja escuchando a los grupos que no pueden faltar en su playlist: Queen, Metallica o Green Day.  Y cuando no está en un avión, su principal hobby es tocar guitarra.

Dejó su natal España hace cuatro años, para aceptar en Chile uno de los mayores desafíos de su carrera: dirigir el negocio de Soluciones Tecnológicas en Educaria Zig-Zag. Pero el nombre Educaria no era desconocido para él. En España trabajó en la misma compañía, encabezando los proyectos de consultoría. “Al salir de la universidad me vinculé rápidamente al mundo editorial y poco a poco fui derivando a la educación. Llevo trabajando con plataformas de contenido digital desde el año 2000, casi ya 20 años, en establecimientos educacionales en España, Perú y Chile”, señala José Luis.

Actualmente en Chile, José Luis está a cargo del equipo de Soluciones Tecnológicas, del desarrollo de productos, del desarrollo comercial y de las operaciones con clientes. Justamente sobre ellos, sus clientes, José Luis comenta que “desde las primeras reuniones intento ir con el representante comercial asignado, para conocer a todos los clientes. Participo muy activamente en el proceso de preventa y me gusta ser parte de los seguimientos. Somos una compañía cercana, y tenemos una relación directa con todas las instituciones que confían en nosotros”.

Sobre la experiencia de trabajar en Educaria, José Luis destaca que es una organización que está en 4 países, en donde se aprende los unos de los otros y se generan nexos y unión. Los equipos se conocen y se logran sinergias, alcanzando proyectos a modo global. “Ser una compañía que opera en diversos mercados nos aporta mucha riqueza. Y además ser parte de Zig-Zag nos permite tener creadores y profesionales sobre contenidos. Ofrecemos un servicio muy integral a nuestros clientes, con tecnología y contenidos a la vez”.  

Y sobre la experiencia de trabajar en Chile, lo resume en cinco palabras: “Mi equipo lo es todo”. Los define como un grupo muy implicado, que no se queda en el rol asignado, sino que siempre se ayudan entre sí. “El equipo se ha ido construyendo en estos últimos 4 años y hay muchos de ellos que ya tienen una gran madurez. Lo que yo más valoro es la implicación y la autogestión, son muy responsables y saben hacer su trabajo muy bien”.

Este 2020, además de haber sido un año realmente difícil para todos, también fue periodo de aprendizaje y de reconocer grandes oportunidades y desafíos. Los servicios tecnológicos llegaron para quedarse y para crecer sin límites. Y eso lo tiene muy claro José Luis.  “El gran objetivo para el próximo año es consolidarnos como agente principal de tecnología educativa en el país. Poco a poco lo hemos estado haciendo, como compañía, como producto y como servicio al cliente. Estamos y debemos seguir estando a la altura de los grandes clientes que han confiado en nosotros”.